CRITICA CONSTRUCTIVA

Hace tiempo leí una pequeña fábula expresada en viñetas. Una pareja montaba en burro, unos les gritaban “pobre animal!!” bajaron del burro para seguir el trayecto, otros les empezaron a gritar “ sois tontos!! teniendo un burro vais andando”.  Imaginad los comentarios cuándo el iba a pie, ella montada, o viceversa.

Yo les daría bicicletas para que siguieran el camino sin el burro, pero también me criticarían por ello.

Hemos normalizado que la crítica es como un deporte, siempre te juzgarán hagas lo que hagas y actúes de una forma o de otra, esta práctica puede ser terriblemente injusta para muchas personas desprestigiadas.

En esta sociedad la mayoría de críticas no van acompañadas de soluciones o recomendaciones, pocos practican la crítica constructiva, si esto lo trasladamos a la política tenemos un gran problema.

Llevamos tiempo asumiendo que ciertos políticos suben a un atril a despellejar, lapidar y difamar. Viven en constante campaña electoral, no ofrecen soluciones ni alternativas, el contenido es únicamente nocivo, no productivo y se pierde el sentido de estado.

Hacer oposición es necesario, es conveniente en múltiples situaciones, la oposición también construye pero los populistas no saben ejercerla porqué la usan para destruir.

También existen aquellos/as que cuándo la crítica es constructiva tampoco la aceptan, les puede la soberbia y eso les impide mejorar o enmendar errores.

La política es una herramienta para mejorar los derechos de la ciudadanía, para gestionar de manera efectiva las necesidades y muchos/as parecen olvidarlo.

Sonia Beltrán

Treballadora Autónoma, postgrau comunicació i lideratge politic UAB

@soniabeltrn8

Deixa un comentari