Òscar a la violència

close up of an academy award

Totalmente increíble lo que pasó el domingo en la gala de los Oscar. Un actor como Will Smith, nos demuestra que no solo es un violento y un desequilibrado, sino que vivimos en una sociedad patriarcal, donde se puede justificar entre lágrimas, que todo se puede hacer por amor.

¿Donde está la diferencia entre justificar pegar una hostia a un presentador al que le ríes las bromas que lanza a otro con el “la maté porque era mía” ?.

Increíble que haya gente en la tele intentando justificar una reacción violenta y totalmente injustificada porque “seguro que hay algo más detrás”.

¿Os acordáis del cabezazo de Zidane a Materazzi en la final de la copa de mundo de 2006? 14 años después y vamos para atrás. Allí todo el mundo estuvo de acuerdo en que no había argumento, NINGUNO, para justificar semejante burrada. Seguramente tuvieron palabras antes, durante y después. Seguramente salió en esas palabras alguna mujer familiar (creo que esta vez fue su hermana) de Zidane o Materazzi, argumento muy utilizado por los machitos que se quedan sin argumentos razonables y razonados. Pero Zidane se llevó una sanción y la recriminación general del mundo del deporte en particular y de la sociedad en general.

Pues 14 años después un machista violento que se cree en la obligación de defender a su mujer (horrible lo del adjetivo posesivo) se mete con un grosero profesional, al que en definitiva, pagan para que se meta a diestro y siniestro con todo Dios, no hay más que ver otras de sus actuaciones.

Lo primero es que si a ella le sentó mal, tiene boca y puede mandar a tomar por saco al tonto a las tres ese, y segundo es que ni siquiera ella puede pasar a las manos, en base a ese desafortunado comentario, metiéndose con su alopecia, (otro micromachismo como siempre en base al físico que se supone que tenemos que tener).

Encima Will Smith declaró hace poco en sus memorias (e hizo la ronda por supuesto por el Hormiguero) de que fue un niño maltratado y que cuando  tenía nueve años, vio a su padre golpear a su madre en un lado de la cabeza con tanta fuerza que se derrumbó (palabras textuales).

Curioso que el 48% de los niños que viven en hogares donde el marido maltrata a su mujer reproducen las actitudes violentas que ven en casa, según los datos que maneja IRES, una ONG que dispone de un programa integral de lucha contra los malos tratos que ofrece tratamiento a todos los miembros de la familia. Y no es el único estudio que analiza este cáncer endémico de esta sociedad.

Pues por si eso no es suficiente, a pocas horas de este lamentable y repugnante incidente sale el hijo de Will Smith, Jaden de 23 años, a través de una publicación en Twitter, y suelta: “Y así es como lo hacemos nosotros”.

Tratamiento psicológico integral para esta familia y para en definitiva todo el que justifique esta mierda.

Victoria Corbacho

Sindicalista UGT Baix Llobregat

@vickycorbacho

Deixa un comentari