La extrema derecha vota contra ti

En Europa estamos en un momento muy preocupante. Más allá de la terrible pandemia que nos ha tocado vivir en la que aun cada día seguimos sumando una media de cien fallecidos diarios solo en España y de una guerra en las fronteras de Europa con una invasión del golpista y sanguinario de Putin con la ayuda de sus oligarcas y el kremlin, en Europa tenemos un problema muy grave y se nos va de las manos: La extrema derecha.

Los enemigos de la democracia obtienen en cada elección una mayor representación parlamentaria que la anterior. Su ideario comparte algunos rasgos comunes en todos los países: Críticas xenófobas a todas las políticas migratorias, cuestionamiento de la Unión Europea, un nacionalismo firme y, en mayor o menor medida, rechazo a la globalización en favor de un mayor proteccionismo económico, así como negacionismo al feminismo, a la violencia de género, al colectivo LGTBI, al cambio climático e, incluso, al COVID-19, siendo antivacunas.

Para hacernos una idea, los partidos de extrema derecha ya controlan el Gobierno en Polonia y Hungría, y en Suiza son la primera fuerza en el Consejo Nacional. También son la segunda fuerza más votada en las últimas elecciones generales celebradas en Francia, Italia (donde están en el Gobierno), Dinamarca y Países Bajos, además de Finlandia. Y los ultraderechistas finalmente son la tercera fuerza en Suecia, Austria (donde forma parte del Ejecutivo), Grecia y también nuestro país, España.

Por su parte, Alemania dio un respiro a esta terrible tendencia ascendente y en las últimas elecciones la extrema derecha perdió 2,3 puntos de apoyo y los conservadores en sí obtuvieron su peor resultado desde la II Guerra Mundial.

En España, algunos sondeos sitúan a Vox como segunda fuerza en intención de voto… Actualmente tenemos la extrema derecha como tercera fuerza y ocupan 52 escaños en el Congreso de los Diputados y además ahora entran a gobernar por primera vez de la mano “del nuevo PP de Feijóo” al Gobierno de Castilla y León, dónde se les regala la presidencia del Parlamento, la vicepresidencia de la Junta y tres consejerías en el Ejecutivo. Es importante tener muy presente quién hace pinza con ellos: los llamados por el propio Vox “derechita cobarde”.

Conviene recordar que el grupo parlamentario ultraderechista a votado en contra el SMI, ha votado en contra la prórroga de los ERTES, ha votado en contra del “plan de ayuda a La Palma”, ha votado en contra de la Reforma Laboral, ha votado contra la eutanasia, ha votado en contra la subida de pensiones, ha votado en contra de todas las ayudas contra la violencia de género, el cambio climático y LGTBI… En definitiva, Vox vota cada semana contra ti. Esto es la extrema derecha.

Si eres de clase trabajadora, inmigrante, mujer, homosexual o has oído hablar del fascismo y quieres seguir gozando de tus derechos y libertades, las próximas elecciones, sean municipales, autonómicas, estatales u europeas, salgamos y derrumbémoslos. Más allá de lo que votes, aunque no tengas un partido que te represente, incluso si eres independentista y no te sientes español o eres crítico con quienes nos gobiernan actualmente y estás decepcionado, recuerda cual sería la alternativa que vendría. Ser patriota no es llevar la bandera más grande, es luchar por la justicia social, el progreso y la igualdad. Que su odio y su ruido en cada sesión de control y sus votos en contra de todos nuestros derechos sirvan para unirnos en las urnas. Tenemos ya el precedente de Castilla y León, la advertencia de los sondeos y una Europa por desgracia con países miembros con ejemplos de su fuerza. Sigamos la tendencia de las últimas elecciones alemanas o la ultraderecha en poco tiempo gobernará Europa y el mundo entero.

Cesc Núñez

Assessor especialista en Protocol Institucional

@cescgalietti

Deixa un comentari