Teatro parlamentario

La política y el trabajo político es una responsabilidad de gestión, comunicación, visión y sobretodo sentido común.

Las diferentes formaciones políticas tienen entre unas y otras distintas visiones, prioridades, y formas de ver la sociedad, pero si bien las diferencias ideológicas son evidentes, deberían tener algo en común, la seriedad suficiente para entender que la prioridad de su trabajo es la responsabilidad con la ciudadanía, y que para ello el sentido de estado es imprescindible, por el bien común.

Algunos parlamentos hoy convertidos en teatros escenifican diversas “performances”, propuestas que lejos de ser útiles son actos de postureo y publicidad partidista, quizás para esconder  incompetencias.

Quieren que la sociedad vea lo transgresores que son,  aunque la inutilidad de las propuestas rocen la ridiculez más absoluta. Exponen panfletos populistas para que la sociedad olvide su incapacidad para solucionar problemas reales. Estrategia de vodevil, recurso facilón, pero que a menudo provoca debates estériles que no ayudan, solo pretenden polemizar.

En tiempos de regeneración económica unos se  dedican a indultar “brujas” del siglo XVI. Algunos llevan al congreso el festival de Eurovisión.  Otros interpretan monólogos sacados de los cantares del mío Cid, o glorifican la toma de Granada como muestra de un patriotismo pasado de moda, tanto que cualquier día los vemos entrar en el congreso a lomo de un caballo.

Luego llega el segundo acto de la obra, ahí interpretan comedias infantiles, supeditando presupuestos y decisiones importantes a rencillas personales,  llega el “no te junto”, si vota ese no vota el otro aunque la causa lo merezca,  o simplemente tienen que estar en contra de todo lo que proponen los que no son suyos. Tal es el show que se ha llegado a supeditar Netflix al bienestar ciudadano.

Como apasionada de la política el espectáculo me resulta grotesco y los actores malísimos, no saben actuar, sobretodo en consecuencia.

Sonia Beltrán

Treballadora Autónoma, postgrau comunicació i lideratge politic UAB

@soniabeltrn8

Deixa un comentari