Personas sintientes

Los animales han dejado de ser “cosas” a partir del miércoles día 5 de enero y pasan a considerarse seres vivos “sintientes”, con la entrada en vigor de la proposición de Ley que modifica al mismo tiempo el Código Civil, la Ley Hipotecaria y la Ley de Enjuiciamiento Civil en lo relativo al régimen jurídico de los animales.

¿Flipante verdad? Pues si, aunque a la mayoría de nosotros, los que amamos, cuidamos y respetamos a los animales no nos entre en la cabeza hasta ahora tener un animal de compañía era como tener un bolso y como cosa que era podías hacer lo que te viniera en gana. Matarlo a palos, abandonarlo en una carretera, dejarlo atado a un poste en una terraza sin comida, vamos lo que te diera la gana.

La reforma afecta al Código Civil de modo que el bienestar de los animales deberá ser tenido en cuenta en los procesos de separación o divorcio a la hora de concretar el régimen de convivencia, custodia, cuidado de estos, régimen de visitas. Y será el juez el encargado de decidir a quién entregar el cuidado de estos en función de su bienestar. Porque aunque parezca obvio en muchos casos de divorcio o los animales acababan en la perrera o protectora de turno o eran armas arrojadizas utilizadas para hacer daño.

Además, incorpora este concepto a la hora de decidir en situaciones de herencia, sucesión, por lo que el juez se encargará de fijar el destino de un animal en caso de fallecimiento de su propietario, atendiendo a su bienestar.

Asimismo, atendiendo a la concurrencia entre los malos tratos a animales con la violencia doméstica, de género, el maltrato y el abuso sexual infantil, incluye la limitación de la guardia y custodia en los casos en que haya antecedentes por maltrato animal ejercida como forma de violencia o maltrato psicológico de estos.

También han pasado a ser inembargables, la reforma de la Ley hipotecaria, en la que se introduce un nuevo apartado en el artículo 111, establece que a partir de ahora los animales serán “absolutamente inembargables” de acuerdo con el vínculo de afecto con su familia. Esto supone, por ejemplo, que cuando un juez dicta un embargo de bienes, solo podrá llevarse lo embargable, entre lo que ya no estarán incluidos los animales, que quedarán al cuidado de su familia.

Por otro lado, en caso de accidente, los animales ya no quedarán abandonados, como una maleta, sino que tendrán que ser atendidos.

Todo lógico ¿no? Pues hasta ahora no.

¿Alguien que lea esto puede decirme que no está de acuerdo?, ¿que tipo de ser puede creer que un animal no siente, no sufre, no siente cariño y apego? Pues si un grupo parlamentario con 52 diputados y diputadas votaron en contra. Bueno poco de extrañar de esta gente que dice que la violencia machista no existe y que Franco no era un dictador.  ¿Pero como el PP puede tener el valor de abstenerse? Miedo escénico a dar la razón al único Gobierno que ha sido capaz de arreglar algo que clamaba al cielo. Miedo a reconocer que se hacen las cosas bien. Miedo a que VOX se lleve al electorado taurino y cazador a su terreno. Vaya oposición inútil y rastrera.

En fin que igual habría que estudiar si determinadas personas son “personas sintientes”

Victoria Corbacho

Sindicalista UGT Baix Llobregat

@vickycorbacho

Deixa un comentari